Veliko Tarnovo, historia medieval en Bulgaria

Veliko Tárnovo vistas

Veliko Tarnovo es una ciudad perteneciente a la provincia del mismo nombre, al noroeste de Bulgaria, aunque hasta el año 1965 el nombre de la ciudad era simplemente Tarnovo, por el que aún la conocen sus habitantes.

Situada a unos 250 kms. de Sofía, la capital búlgara, Veliko Tárnovo es una de las ciudades más turísticas del país. Tanto es así que, junto con la industria textil, el del turismo es la principal fuente de ingresos de la provincia, probablemente beneficiada por la extraordinaria historia que guarda en su pasado.

En Tarnovo se encontraron los primeros restos humanos en esta zona de Europa, en la colina Trapezitsa, tres mil años antes de Cristo, pero su importancia se remonta al siglo XIII, en tiempos del segundo imperio búlgaro, cuando la antigua Tarnovgrad se convirtió en la capital de la dinastía de los zares, de un imperio que llegó a abarcar a lo que hoy es, no solo Bulgaria, sino también Macedonia, Albania, Rumanía y parte de Grecia y Serbia.

De aquella gran ciudad imperial que finalmente cayera ante el empuje del Imperio Otomano hoy se mantienen su red de murallas y las fortalezas con las que conservaban y defendían su ciudad.

Veliko Tarnovo, en Bulgaria

Tarnovo, desde su privilegiada posición sobre el río Yantra, muestra altiva sus dos principales fortalezas, situadas entre las colinas Tsarevets y Trapezitsa. Es aquí donde prácticamente nació y creció la ciudad, en torno a esta fortaleza a la que se accede por una pasarela amurallada. Curiosamente, sin embargo, el castillo es anterior a toda esta época de los zares, pues fue incluso dominado por romanos y bizantinos. Su importancia estratégica creció con la coronación del zar búlgaro Pedro IV y la constitución de Tarnovgrad en capital en el año 1185. En torno a este antiguo castillo se construyeron casas e iglesias formando una auténtica ciudadela, pero como con tantos otros sitios, las guerras la derruyeron. En este caso, la invasión otomana acabó con ella dejando bastantes ruinas, aunque en medio de ellas se alcen los restos de aquel castillo y de las murallas que lo sostienen. Más arriba, eso sí, se sostiene la iglesia del Patriarcado, que ha sido reconstruida y desde las que se obtiene una panorámica excelente de la ciudad.

En la parte inferior de las colinas Tsarevets y Trapezitsa, a ambos lados del río Yantra, existía un barrio conocido como Ciudad Nueva, actualmente llamado vecindad de Asenova Mahala, que fue erigido en el siglo XIII y cuyo nombre deriva precisamente de aquella dinastía que hizo grande a Bulgaria, la dinastía de los Asen; en esta zona se conservan las iglesias de San Dimitar Solunski, la de los Cuarenta Santos Mártires, la Iglesia de San Jorge y los monumentos de Pedro y Pablo.

Veliko Tarnovo, calle Gurko

Veliko Tarnovo, calle Gurko

Volviendo al centro de la ciudad, hay en ella un pequeño núcleo de simpáticas calles, tradicionales y bien bonitas, como la calle Rakovski, desde la que se accede a un antiguo bazar, la Stambolov, desde donde se puede apreciar en perspectiva todo el resto de la ciudad desde algunos de sus miradores, o la calle Gurko con una serie de casas restauradas de la que os destacaría la casa Sarafkinata, que data del año 1861.

Callejeando deberíamos visitar también, si contamos con tiempo suficiente, la Galería de Arte, la Casa Museo Emiliyan Stanev, el museo de la prisión, el Monumento Asenevtsi o los monumentos de Vasil Levski.

Una recomendación final: asistir al espectáculo audiovisual de luz y sonido que proyectan para los turistas en Veliko Tarnovo con música dramática, luces de colores, rayos láser y las campanas de la iglesia para relatar la historia de Bulgaria, la lucha contra las hordas de otomanos, los años bajo el dominio de éstos, el movimiento revolucionario y la liberación posterior.

En general, la calidad de los alojamientos no se puede asimilar a la de los establecimientos españoles, pero sí que encontraréis también muy buenos y cómodos hoteles.

Podéis informaros y reservar en: hoteles en Veliko Tarnovo

Print Friendly, PDF & Email

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top