Hradcany, un barrio típico en Praga

Panorámica del barrio de Hradcany en Praga

Si bien habitualmente se habla del Castillo de Praga, es injusto para el resto de esta zona de la ciudad hablar en exclusiva de esta edificación, magnífica, pero no es lo único para resaltar. Esta estructura es la cabecera de un barrio conocido como Hradcany, donde se pueden encontrar algunos parques atractivos y muchos de esos lugares que resultan indispensables en una visita turística.

Hradcany era, en los orígenes, un distrito individual. Sin embargo, a partir de 1784, se unificó con otros tres para formar finalmente la ciudad de Praga, capital de la República Checa. Estos otros distritos son la Ciudad Pequeña, Stare Mesto y Nove Mesto. En comienzo sus habitantes eran los sirvientes al servicio del señor del Castillo, pero luego del incendio de 1541 el lugar se remodeló y se instaló parte de la nobleza.

Como decíamos, la mayor atracción de esta parte de la ciudad es el propio Castillo, aunque en las inmediaciones hay una innumerable cantidad de atractivos que vale la pena acercarse y conocer. Por empezar, sorprende la arquitectura del barrio con sus calles sinuosas y sus bellísimos palacios y casas, aunque también hay una interesante serie de parques y jardines.

El barrio de Hradcany en Praga

Para quienes deseen conocer esta zona de Praga, pueden tomar como punto de inicio la Plaza Hradcanské, que está ubicada justo frente a la entrada del Castillo. Una de las particularidades de este espacio verde es que está rodeado por tres palacios de grandes dimensiones, como son el Palacio del Arzobispo, el Palacio Schwarzenberg y el Palacio Toscano, cada uno con su particularidad en la decoración.

Otro lugar para conocer es el templo del Loreto, al cual se arriba por medio de la calle Loretanská. Además de esta sede religiosa, se puede hacer unos metros y visitar el Palacio Cernín, otro de los imponentes edificios de estas características que se pueden conocer en Hradcany. Continuando por el mismo camino, hacia el oeste, está el Monasterio Strahov.

De todos modos, más allá de los edificios imponentes, este barrio de Praga cuenta con muy bellos lugares públicos, parques, miradores y plazas por donde pasear y disfrutar. Como el clima es muy amable en primavera y verano, se puede ver a multitudes recorriendo los jardines del Castillo, uno de los lugares más bonitos y acogedores. Desde ahí, además, se tiene una imponente vista de la ciudad y de algunos edificios emblemáticos como la Catedral de San Vito.

Para pasar la noche en la ciudad: buscador de hoteles en Praga

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top