Conociendo la isla de Mallorca

Cabo de Formentor

Las Islas Baleares son uno de los destinos más solicitados de toda Europa. Su clima, su gastronomía y su ambiente joven y divertido, sin duda, contribuyen a que muchos turistas vuelvan sus ojos a islas como Mallorca o Ibiza.

Precisamente, la isla de Mallorca, ese pequeño paraíso natural, de tan magnífico clima y vibrante vida nocturna, bien se merece una visita, así que vamos a hacer un pequeño recorrido por lo más representativo de la isla.

La mayor parte del turismo que entra a la isla lo hace a través del aeropuerto de Son Sant Joan, uno de los más importantes de España en tráfico aéreo, aunque también hay otro modo bien diferente de los clásicos vuelos para llegar a Mallorca: en ferry desde los vecinos puertos de Barcelona, Denia o Valencia.

La isla en sí no es demasiado grande, aproxiamdamente 3.600 km2, aunque eso sí, es la mayor de las islas del archipiélago balear. Por eso, el contar con un vehículo propio o de alquiler es el mejor modo de conocer todos sus rincones y recorrerla en no demasiado tiempo.

Qué visitar en Mallorca

Mallorca se divide políticamente en 53 municipios de los que os destacaría su capital, Palma de Mallorca, y los municipios de Calviá, Pollença, Valldemossa, Sóller, Inca, Alcúdia y Deiá por su encanto especial. Además cuenta con seis comarcas, aunque no están reconocidas administrativamente: Palma de Mallorca, Plá de Mallorca, Sierra de Tramontana, Raiguer, Migjorn y Levante.

Nuestra primera visita debe encaminarse a conocer su capital, Palma, donde debemos de pasear por su centro histórico y su corazón, la Plaza Major. Tampoco debemos dejar de visitar allí la impresionante Catedral de Palma (construida entre los siglos XIV y XVI), el curioso castillo circular de Bellver (que data del siglo XIV) y el hermoso Palacio de la Almudaina, un palacio árabe del siglo XIV que actualmente alberga un museo. La ciudad también cuenta con cerca de 4 kilómetros de playa, perfectamente acondicionada y desde la que podemos disfrutar de unas magníficas puestas de sol.

Catedral de Palma de Mallorca

Catedral de Palma de Mallorca

Precisamente las playas mallorquinas son uno de las mayores atracciones del turismo mundial. La isla cuenta con más de doscientas, y la tercera parte de ella cuentan con un entorno natural casi intacto. Podríamos nombrar varias de ellas, aunque no nos atrevemos a decir cuál de ellas puede ser mejor (sobre gusto nada hay escrito), pero hemos de mencionar la playa de Es Trenc, la más conocida, con casi cuatro kilómetros de fina arena blanca y sin construcciones alrededor que entorpezcan su paisaje. Es además una playa donde se puede practicar el nudismo. Pero también de ensueño debe considerarse la de Torrent de Pareis, en la localidad de Escorca, rodeada de impresionantes formaciones rocosas, las calas Agulla (en Capdepera) y Varques (en Manacor) y la playa de Formentor en Pollença.

De entre estas últimas, las calas, además, se encuentran la Cala del Moro, para muchos la más bonita de la isla; la cala Mondragó en Satañí, o Sa Calobra, una auténtica piscina natural emplazada entre altos acantilados.

Playa de Porto Cristo en Mallorca

Playa de Porto Cristo en Mallorca

El clima. Cuándo viajar a Mallorca

Decir una temporada para viajar en una isla como Mallorca es difícil. Salvo el otoño que suele resultar más lluvioso, el clima mallorquín suele ser bastante estable, con temperaturas máximas en el verano, meses más secos éstos con temperaturas medias de unos 30º, y mínimas en pleno invierno, aunque en este tiempo, la temporada baja en Mallorca, las temperaturas suelen rondar de media entre los 15 y los 20º.

Por contra, fuera de la temporada de verano, sobre todo julio y agosto, la estrella de la isla, será más fácil encontrar alojamiento y los servicios que necesitemos, además de gozar de mayor comodidad y espacio en las playas locales.

Alojamientos en Mallorca

Precisamente la isla cuenta con una oferta hostelera de primerísima calidad. Cualquier alojamiento que tengas pensado puedes encontrarlo en la isla, desde hoteles de cualquier categoría, a pensiones, apartamentos o cámpings. Suelen cumplir, además, sobradamente, con los cánones que se exigen para sus respectivas categorías y sus servicios y atención suelen estar por encima de los que se obtienen en otras ciudades europeas.

Más información y reservas: Hoteles en Mallorca

Mallorca se convierte así en un destino turístico de primera categoría, en un lugar en el que fuera del estrés de la temporada estival alta, puedes encontrar el momento de relax que tanto necesitamos a veces.

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top