Aranjuez y su encanto histórico monumental

Vistas de Aranjuez

La historia de Aranjuez es indisociable de su origen y desarrollo cortesano. Aranjuez es residencia real ya desde los Reyes Católicos, si bien el primer impulso verdaderamente serio para convertir al lugar en Real Sitio tuvo que esperar a Felipe II y a los trabajos de su arquitecto Juan de Herrera.

Sin embargo, el Aranjuez actual solo empieza a perfilarse con el boyante siglo XVIII. Hasta ese momento la villa era en realidad el Palacio y poco más. Pero en el Dieciocho, bajo la dirección de los Caro Idrogo, primero, y, sobre todo, S. Bonavia, que recibe el encargo de Fernando VI de diseñar una ciudad al amparo del Palacio, es cuando se ponen las bases para lo que en poco tiempo será un auténtico vergel.

Aranjuez es el municipio de la Comunidad de Madrid más meridional. Se halla en el valle del Tajo, en la confluencia de éste con el Jarama. Existen otros pequeños ríos y arroyos, algunos de los cuales sufrieron los efectos, desde tiempos de Felipe II, de ciertas obras hidráulicas que explican la existencia en todo el municipio de humedales y zonas idóneas para el esparcimiento de las aves.

Desde el punto de vista urbanístico Aranjuez es una urbe característicamente barroca. Es lo que tiene haber nacido de golpe y porrazo en pleno siglo XVIII. Se pasea con gozo indescriptible, tanto es lo que ofrece. Empezando, por supuesto, por el célebre Palacio Real y por los Jardines que lo rodean.

Palacio Real de Aranjuez

Palacio Real de Aranjuez

Entre los jardines destacamos: el Parterre, con numerosas esculturas, el jardín de la Isla, reformado en tiempos de Carlos IV antes de ser coronado rey y lleno de espectaculares fuentes, y el jardín del Príncipe.

El jardín del Príncipe también es obra de las reformas encargadas por Carlos IV. Es el más extenso de todos, posee gran variedad de árboles y numerosas creaciones de Juan de Villanueva. A destacar la maravillosa Casita del príncipe o Casa del Labrador.

Otros monumentos de interés son la iglesia de San Antonio, originalmente del propio S. Bonavia pensada y diseñada como una de las claves arquitectónicas del plano versallesco que alumbró la ciudad; o el convento de San Pascual, debido a F. Sabatini quien fue asimismo el responsable artístico del Hospital de San Carlos Borromeo.

Iglesia de San Antonio en Aranjuez

Iglesia de San Antonio en Aranjuez

En suma, ciudad barroca, ciudad jardín, Real Sitio y sitio con historia, Aranjuez es un Patrimonio mundial del que no hace falta ser rey para disfrutar (mejor si lo fuésemos, bien sur). Por ejemplo, bien pronto, a principios de septiembre tendrán lugar unas fiestas muy celebradas en el municipio, las fiestas del Motín de Aranjuez. Buena excusa para visitar esta villa que, además, da nombre a una de las obras cumbres de la música española: el concierto de Aranjuez, de Joaquín Rodrigo.

Más información:

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top